Es cierto que la criminalidad bajó en España en el primer semestre de este año un 24,8 % respecto al mismo periodo del año pasado. Sin embargo, es un descenso ficticio, al estar muy relacionado con el confinamiento decretado por el Gobierno para contener la propagación del coronavirus. Lo cierto es que los delincuentes han vuelto a lo suyo, como era de esperar. Y es que, en asuntos de seguridad, es necesario estar alerta.

Según los datos publicados por Interior, en la primera mitad del año se contabilizaron 803.609 hechos delictivos, frente a los 1.069.105 del primer semestre del año anterior. En seguridad, disminuyeron por ejemplo los robos con violencia o intimidación (-31,4 %) y con fuerza (-31,1 %), los hurtos (-44,7 %) y las sustracciones de vehículos (-33,7 %).

Y por territorios, los descensos más significativos se registraron en la región de Cataluña (noreste), con una caída del 31 %, y la de Madrid (-30 %).

Inquietos por las oficinas y los negocios

Además de las preocupaciones económicas que provocó el Estado de Alarma, los españoles también estábamos inquietos por nuestras oficinas y establecimientos comerciales, ya que no sabíamos cuánto tiempo estarían desatendidos.

Y es que, si uno dispone de seguridad y protección privadas se asegura de que se implementarán medidas específicas para ayudar a prevenir vandalismo, robo, incendio o daños a la propiedad. Sin embargo, parece que hay todavía no pocas empresas y negocios que quedan expuestos a este tipo de delitos al no disponer de las suficientes –incluso, a veces, ninguna– medidas de seguridad.

Según nuestras fuerzas de seguridad, son desgraciadamente numerosos los casos de robo registrados por empresas solo el año pasado; además, un tercio de las misma en realidad no denuncia los delitos porque sienten que los garantes de su seguridad no les van a poder ayudar.

Ocuparse de la propia seguridad

De manera que optan por proteger sus negocios. Y por eso, estamos en disposición de ofrecer consejos para ahorrarles potencialmente muchos dolores de cabeza.

Cualquiera que haya sido asaltado sabe que el hecho tiene un efecto duradero, tanto en el propio comercio como en la moral del personal. Es realmente una situación desagradable de vivir, especialmente cuando se ha trabajado tan duro para llegar al lugar que uno ocupa en el vecindario. Los propietarios y el personal pueden sufrir angustia emocional, que es lo último que necesitamos en estos momentos de incertidumbre.

Además, cualquier daño a la propiedad puede ser duradero, y su reparación costar mucho dinero. Hay determinadas acciones que las empresas pueden implementar para protegerse a sí mismas y a su personal de vandalismo, robo, incendio provocado y daños a la propiedad; estas son algunas de las mejores formas de mantenerse a salvo de esos delitos.

Proteger los objetos de valor

Al igual que en las propiedades domésticas, muchos robos tienen lugar porque los delincuentes se sienten tentados por lo que está a la vista. Trate por tanto de que no quede expuesto nada de valor sin la correspondiente vigilancia. E invierta en un recipiente a prueba de fuego o en una caja fuerte de alta seguridad para cualquier dinero, documentos importantes o pertenencias que se guarden en el sitio fuera de las horas laborables.


seguridad

Los sistemas de vigilancia protegerán al personal y la propiedad, además de disuadir a los delincuentes, tanto internos como externos. La Ley de Protección de Datos y el RGPD exigen que se coloquen carteles para informar a las personas que están siendo filmadas.

Podría significar la diferencia entre un ladrón que elige un negocio para robar u otro. También significa que si alguien destroza el lugar, el propietario tiene pruebas para las aseguradoras, e incluso podría atrapar al culpable con las manos en la masa, y poner dichas pruebas en manos de las fuerzas de seguridad.

Las cerraduras, clave

Revise y reemplace sus cerraduras, especialmente si cree que alguien aún podría tener acceso. Considere las de tipo “inteligente”, ya que aunque obligan a un desembolso inicial más alto, puede aprovechar características como las pistas de auditoría y el control de acceso, que son útiles si tiene una alta rotación de personal.

Los criminales siempre harán uso de la oscuridad si pueden ayudarse de ella. Por eso, la iluminación de seguridad puede ser una excelente manera de disuadir a los visitantes no deseados, ya que detectarán el movimiento y los expondrán a ser atrapados. Asegúrese de que su negocio no tenga áreas oscuras y sombreadas donde los ladrones estén al acecho.

Incluso, un grupo de empresas, en una ubicación geográfica determinada, podría compartir el coste de una empresa de seguridad para brindar seguridad física las 24 horas del día.

Invierta en un sistema de alarma

Si un ladrón daña su propiedad, tener instalada una alarma acortará su límite de tiempo; lo que a su vez significa que se le causará menos daños. Los equipos de alarma inteligente también permiten que el usuario sea notificado instantáneamente cuando se activa la alarma del lugar de trabajo a través de su teléfono. De ese modo, puede reaccionar rápidamente a la situación.

Los llaveros también se pueden rastrear para que pueda retrocederse y verificar exactamente quién cerró y abrió la puerta en momentos específicos.

Tanto por motivos de seguridad como para la protección de la empresa y su personal, seguir estos sencillos pasos puede marcar una gran diferencia en su día a día. Tener esta tranquilidad no tiene precio, por lo que vale la pena ver qué áreas podrían mejorarse en lo que respecta a su seguridad y protección. Somos especialistas, ¿qué tal una llamada, sin compromiso?

Dejar una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies