La seguridad en el transporte y la logística de mercancías ha supuesto una preocupación que no ha dejado de crecer en nuestro país desde la pandemia. Y es que, según las cifras más recientes presentadas por el Colegio Profesional de Criminología de la Comunidad de Madrid, desde 2019 hasta 2023, se habían registrado cerca de 3.000 incidentes en territorio español, suponiendo unas pérdidas económicas de más de 55 millones de euros.

Este volumen incluye tanto los robos de mercancías que suceden durante las etapas de distribución y/o producción como los que ocurren antes de la última milla o last mile, es decir, durante la entrega de los productos a cliente final. Y más allá del propio efecto directo de la pérdida de los productos, también hay que tener en cuenta su impacto en la reputación de las empresas y su relación con los clientes.

Si bien los diversos sectores tienen necesidades específicas, por ejemplo, con el manejo de productos perecederos o sensibles, como alimentos o productos sanitarios; todos pueden beneficiarse significativamente de la implementación de ciertas estrategias de seguridad robustas.

Por descontado, estas medidas no solo afectan al propio transporte, sino que deben abarcar todo el recorrido de una mercancía.

Medidas de seguridad en el transporte y logística de mercancías

Control de acceso y supervisión en los almacenes

En primer lugar, los almacenes y centros de distribución deben contar con sistemas robustos de control de acceso para prevenir el ingreso no autorizado. Esto puede incluir el uso de tarjetas de identificación, sistemas biométricos y cámaras de seguridad.

Por otro lado, es fundamental implementar procedimientos de supervisión rigurosos, asegurándose de que todas las áreas críticas estén bajo vigilancia constante.

Capacitación y concienciación del personal

Todo el personal involucrado en la cadena de suministro debe estar debidamente capacitado y concienciado sobre la importancia de la seguridad. Esto incluye a conductores/as, encargados/as de almacén y personal administrativo.

Así, la formación debe abarcar desde el manejo adecuado de las mercancías hasta la identificación y respuesta ante posibles amenazas de seguridad. Hay que considerar que fomentar una cultura de seguridad dentro de la empresa es el primer paso para minimizar riesgos.

Empaquetado seguro

El uso de unos sistemas de sellado y empaquetado seguros resulta crucial para prevenir la manipulación y el robo de mercancías durante el transporte. Los sellos de seguridad deben ser robustos y diseñados para detectar cualquier intento de violación.

En ciertos casos, es recomendable utilizar contenedores que dificulten la apertura sin herramientas especializadas, asegurando así la integridad del contenido.

seguridad-transporte-mercancias

Planificación de rutas

Llevar a cabo la planificación de las rutas de transporte puede minimizar riesgos, en tanto evitar áreas conocidas por la prevalencia de delitos y optar por rutas más seguras y bien vigiladas. Además, programar una gestión eficiente de itinerarios, incluyendo paradas y horarios de entrega, contribuye a una mayor seguridad en el tránsito.

Tecnologías de seguimiento

Una de las medidas más efectivas para proteger las mercancías durante el transporte es la implementación de tecnologías avanzadas de rastreo y monitorización. Se trata de una solución muy accesible, en tanto que los conocidos sistemas GPS permiten seguir en tiempo real la ubicación de los vehículos de forma remota. Esto no solo proporciona información precisa sobre el trayecto, sino que permite una respuesta rápida en caso de desvíos inesperados o detenciones no planificadas.

Además, encontramos dispositivos IoT (internet de las cosas) que se pueden integrar en los contenedores para monitorizar condiciones como la temperatura, humedad y posibles aperturas no autorizadas.

Respuesta a incidentes

Establecer unas políticas claras de comunicación y respuesta ante incidentes es imprescindible a la hora de, llegado el caso, gestionar cualquier situación de emergencia de manera efectiva. Los conductores/as y el personal de logística deben estar equipados con medios de comunicación fiables y tener instrucciones precisas sobre qué hacer en caso de emergencia, robo o pérdida de mercancías.

Y es que, una notificación a tiempo y la intervención oportuna pueden mitigar los efectos de un incidente de seguridad.

Evaluación de riesgos

La seguridad no es estática. Por tanto, realizar evaluaciones periódicas de riesgos así como auditorías de seguridad permite identificar y adelantarse a futuras vulnerabilidades en la cadena de suministro.

Estas evaluaciones deben incluir un análisis exhaustivo de las rutas de transporte, puntos de transferencia y métodos de almacenamiento. Las auditorías regulares ayudan a asegurar que las medidas de seguridad se mantengan actualizadas y efectivas.

Todos estos aspectos pueden parecer una ardua tarea, la buena noticia es que se pueden gestionar de una forma más sencilla al trabajar con un proveedor de servicios de seguridad especializado, que además puede ofrecer una capa adicional de protección. Siendo también una fórmula de colaboración que permite a las empresas concentrarse en sus operaciones principales mientras garantizan la protección de sus mercancías.

Dejar una respuesta