Durante la época del verano disfrutamos de más tiempo libre que dedicamos a viajar o a realizar todo tipo de actividades. Esto supone que, en general, nuestro hogar se encuentra vacío durante largos periodos, y también más expuesto a los robos.

Por eso, resulta muy recomendable tomar algunas precauciones que nos ayudarán a prevenir ese riesgo. A continuación repasamos las más importantes:

Cerrar puertas y ventanas

Aunque sólo vayamos a estar fuera unos minutos, cerrar cualquier punto de acceso a la vivienda es lo más básico (y a la vez más importante) que debemos recordar. Es muy fácil que, por el calor, dejemos alguna ventana abierta, pero casi un tercio de los robos en viviendas se deben precisamente a esto.

Y si vamos a permanecer fuera de casa varios días, también es conveniente bajar las persianas, así dificultamos el acceso e impedimos que se pueda ver el interior.

Como medidas de seguridad adicionales, es buena idea comprobar el buen estado de todas las cerraduras y cierres, e incluso actualizar la puerta principal con una cerradura electrónica.

Recoger el correo

Si puede verse que nuestro buzón está lleno de cartas, dejaremos claro que no estamos en casa. Por eso es conveniente que, cuando vayamos a estar fuera varios días, le pidamos a un vecino que recoja la correspondencia. Otra opción es emplear el servicio del ‘Buzón de vacaciones’ de Correos, con el que nos la guardarán en nuestra oficina.

No dejar objetos de valor a la vista

Y nos referimos tanto en el jardín, si lo tenemos, como dentro de casa. Puede resultar un engorro, pero recoger la bicicleta, la barbacoa, los altavoces… evitará que los “perdamos”. Lo mismo ocurre con las tarjetas, el dinero en efectivo o las joyas que podemos dejar en el interior de la vivienda. Basta con que un ladrón vea cualquiera de estos objetos para que decida actuar.

Las llaves, siempre a algún conocido

Es buena idea dejarle a un conocido una copia de las llaves de casa si nos vamos de vacaciones, pero no así esconderla en la propia vivienda. Podemos pensar que tenemos el sitio donde “nunca se les ocurriría mirar”, pero un ladrón con experiencia va a ser capaz de encontrarlo. También es conveniente pedirle a ese conocido el favor de pasarse de vez en cuando por la vivienda.

No anunciarse en las redes sociales

Ya lo hemos comentado en otras ocasiones, pero publicar en Facebook o cualquier otra red que estamos de viaje, o que vamos a estarlo, es un gran riesgo; no podemos estar seguros de a quién le va a acabar llegando esa información –¿Acaso conocemos a todos los amigos de nuestros amigos?–. Así que las fotos en la playa o en el monumento de turno, mejor compartirlas a la vuelta.

Comprobar los dispositivos de seguridad

Si tenemos alarma, cerradura inteligente, cámaras, detectores… hay que asegurarse de que funcionan y comprobar el nivel de la batería, si la tienen. Y, sobre todo, asegurarnos de que están activadas cuando salimos de casa.

Trabajar con una compañía de seguridad

Para estar más tranquilos con la seguridad de nuestro hogar, no hay una solución más completa que la que puede ofrecer una compañía profesional. Acabamos de mencionar algunos dispositivos con los que nos pueden ayudar, como las cámaras de vigilancia y las alarmas, pero un sistema integral de protección proporciona un nivel de seguridad superior.

Si tienes dudas sobre cómo conseguirlo, puedes ponerte en contacto con nosotros para resolverlas.

Dejar una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies